🚗Consecuencias de expulsar el coche de la ciudad - Low-Cost Renting
Alquiler, furgonetas, Barcelona, Badalona, Montigalá, 24, 7, horas, días, barato, mercedes, sprinter, vito, citan, tourer, largo, larga, mediana, calidad, low, cost, renting, conductor, instante
17744
post-template-default,single,single-post,postid-17744,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Expulsar el coche de la ciudad, y sus posibles consecuencias

Si bien antes, se potenciaba el transporte privado, ahora estamos en la época de destruirlo. Hace unos años, como el transporte público no era lo suficientemente eficiente, se potenciaban la compra de coches y la movilidad independiente. Desde hace unos años para acá, se busca potenciar el transporte público, destruyendo el privado.

Antecedentes

Anteriormente, veíamos ofertas y ayudas para comprar un coche, mientras, el servicio de transporte público y la facilidad para moverse en transporte privado, daban fuerza a esta idea. A pesar de que, cada vez había más coches, incluso varios en la misma familia, se siguió con esa idea.

Presente

En el momento en el que estamos, ya se escucha a las administraciones públicas hablar de un exceso de vehículos en las calles, y empiezan a recortar lugares de estacionamiento para implantar carriles bici. Con esto, no estoy diciendo que la bici sea una mala opción, ni mucho menos, siempre es mejor ir andando o en bicicleta que encoche. Pero, en lugar de tomar medidas relevantes, como mejorar los servicios de transporte público, se están centrando en obstaculizar el transporte privado.

Futuro

Se pretende que en el futuro, la movilidad privada sea mínima y eléctrica, pero, por otra parte, no parece que se esté actuando en beneficio de ese objetivo. Se está preparando una barrera de entrada al transporte privado, completamente innecesaria, ya que, considero que la solución es mucho más sencilla.

Consecuencias

En este caso, las consecuencias de actuar de esta forma, es que, si para moverte por una gran ciudad, lo tienes igual de complicado viviendo en ella que viviendo en un pueblo a las afueras, la decisión es muy sencilla. Vivir apartado de las grandes ciudades, tiene muchas ventajas, tranquilidad, menos contaminación,… Pero, ¿Qué pasará cuando los pueblos tengan la gente de las ciudades? Todo ello se trasladará a los pueblos, que no están preparados de la misma forma que las ciudades. En los pueblos, el acceso a la sanidad es más complejo, lo cual puede provocar, graves consecuencias para muchas familias.

Solución

Desde mi punto de vista, la solución es muy sencilla, arreglar un transporte público, que en algunos lugares da pena, en beneficio del mismo. Si las personas pueden decidir ir en un transporte público puntual y eficaz o en su coche particular, una buena parte, elegirá el transporte público. Sin embargo, si nos dedicamos a que, ambos tipos de transporte sean ineficaces, habremos acabado con el atractivo de las ciudades.

Ante una situación como la actual, considero que, si mejoramos el transporte público, ganaremos todos, sin embargo, si entorpecemos el transporte privado, solo ganarán aquellos que no necesiten el coche. Beneficiar a los «concursados» del transporte público, en lugar de obligarles a dar un servicio en condiciones, es como si, con el jorobado de Notre Dame, en lugar de ponerle recta la espalda, se la encorbamos al resto.

¡Compártelo!