Ahorro y seguridad al volante - Low-Cost Renting - Agencia de alquiler de furgonetas
Alquiler, furgonetas, Barcelona, Badalona, Montigalá, 24, 7, horas, días, barato, mercedes, sprinter, vito, citan, tourer, largo, larga, mediana, calidad, low, cost, renting, conductor, instante
16243
post-template-default,single,single-post,postid-16243,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-18.0.8,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Ahorro y seguridad al volante

A 110 km/h gasta un 10% menos

Circular por encima o por debajo del límite, tiene consecuencias. Si sobrepasa en 20 km/h el actual límite de 120, consideraciones de riesgo y de posible multa al margen, consumirá entre un 14 y un 16% más; y lo único que conseguirá es llegar siete minutos antes a un hipotético viaje de 100 km. En cambio, si decidiera circular a 110 km/h, podría reducir entre un 8 y un 10% el consumo y apenas retrasaría en 3 segundos su tiempo de viaje por kilómetro.

Efecto acordeón: los retrasos se suman

Este explica por qué, tras una detención o un frenazo, la circulación se reanuda con más retraso cuanto más atrás se esté en la fila. Tras arrancar el primer coche, el segundo tarda un segundo extra; el tercero, suma otro segundo al anterior (1 + 1) y así sucesivamente… El efecto visual es que la fila de vehículos se estira como un acordeón Y, por ejemplo, en una fila de 2.000 coches –que ocupa de 12 a 16 kilómetros de largo–, el último vehículo tardaría hasta 30 minutos en arrancar.

EL EFECTO DEL EFECTO

De no estar atentos, se tarda más de lo debido en arrancar, y los conductores de detrás en la retención ven multiplicado el tiempo de espera.

CÓMO EVITARLO

Si conduce pendiente de qué ocurre a su alrededor y de los otros vehículos y observa la situación a mayor distancia, reaccionará con más antelación y evitará que se produzca el efecto acordeón.
Mantener la adecuada distancia de seguridad con otros automóviles permite aminorar la velocidad sin frenazos y evitar el efecto acordeón. Esperar al último instante para frenar provoca frenazos; también dar toques al freno a cada momento, alarmará a los conductores que le sigan. Si a lo lejos divisa un problema, levante el pie del acelerador y pierda velocidad suavemente –no está de más avisar al resto de conductores con algún toque de freno–. La disparidad de velocidades propicia el efecto acordeón, mientras que una velocidad homogénea de los vehículos que comparten la vía aumenta la fluidez.

Efecto pantalla: y de repente, el viento

En los días en los que sopla viento, uno de los momentos más peligrosos para la conducción se produce cuando este llega de repente, por ejemplo, al salir de un túnel o al adelantar a un vehículo voluminoso. Esto es lo que se conoce como efecto pantalla o interrupción temporal del viento.

EL EFECTO DEL EFECTO

Al acabar el efecto pantalla, el conductor sentirá cómo su vehículo se desplaza con fuerza de forma lateral al sentir el empujón del viento, pudiendo llegar a ser peligroso si el ‘empujón’ le hace invadir el sentido contrario o salirse de la vía…

CÓMO EVITARLO

Hay que ser consciente de este efecto para, al salir de túneles o zonas resguardadas, ‘esperar’ ya este ‘empujón’ brusco del viento y girar un poco el volante en el sentido contrario; igualmente hay que tenerlo en cuenta al adelantar a vehículos de grandes dimensiones para, al terminar la maniobra, estar preparados y, girando levemente la dirección en el sentido desde el que sopla el viento, paliar el empuje del viento.

Efecto túnel: cuando se pierde campo de visión

Se llama efecto túnel a la pérdida de campo de visión lateral. Esta puede ocurrir bien por el aumento de velocidad y, también, por la ingestión de alcohol. Por ejemplo, a una velocidad reducida como 35 km/h, el campo de visión normal de un conductor abarca 104 grados en horizontal y unos 110 grados en vertical, pero a 65 km/h el campo de visión de ha reducido a 70 grados y a 100 km/h., hasta 42 grados. A partir de 130 km/h se pierde nitidez periférica y, con ello, la posibilidad de evaluar correctamente distancias y velocidades, mientras que el ángulo de visión se ha ‘cerrado’ hasta 30 grados, con lo que parece circularse por un túnel, aunque se haga por un espacio abierto.

Lo mismo ocurre cuando se ha ingerido alcohol, en el que se reduce la visión periférica, en lo que se llama “efecto túnel”.

EL EFECTO DEL EFECTO

La reducción del ángulo de visión sea por el incremento de la velocidad (campo de visión cinético) o por la ingestión de alcohol limita las señales, objetos, vehículos, personas o circunstancias que observamos, lo que lleva a que ‘perdamos’ información vital para la seguridad.

Efecto dominó: reacción en cadena

Cuando, por un atasco o una retención, se produce un frenazo brusco, algunos conductores no son capaces de detener sus vehículos y golpean al último de la retención (alcance). A veces, esto ocurre con la suficiente fuerza como para que éste se desplace y golpee al anterior y así sucesivamente en lo que se llama efecto dominó, como las fichas del popular juego de mesa.

EL EFECTO DEL EFECTO

El riesgo de no dejar la adecuada distancia de seguridad con respecto al vehículo precedente es éste: podemos no tener espacio suficiente para frenar sin alcanzar al vehículo anterior y causar lesiones y daños en vehículos y ocupantes. De hecho, el latigazo cervical suele ser muy habitual en estos alcances traseros.

CÓMO EVITARLO

Mantenga siempre la distancia de seguridad y velocidad adecuada a las circunstancias.

¡Compártelo!